¿Sabías algún dato curiosos de los Vikingos?

04-06-2021

Conocías algún dato curioso de los vikingos?

1.

Un hachazo y al gulag

201 ¿Por qué el hacha era su arma preferida?
Sencillamente era más barato hacer un hacha que una espada. Al contrario de lo que se suele pensar, los soldados de los reinos europeos de la época no solían ir equipados con una espada, arma considerada un artículo de lujo, su arma principal era la lanza.

2.

Sus fetiches raros

202 Les fascinaba los objetos y figuras exóticas
Los numerosos viajes que efectuaron los vikingos les llevaron a los lugares más recónditos, estableciendo contactos con muchas culturas de la época. Las figuras, objetos y joyas de otras culturas y religiones les entusiasmaba, no solo las cristianas, todo lo que les pareciera extraño y llamativo, estos objetos eran trofeos que les ayudarían a contar los relatos y dar mayor credibilidad a sus viajes e incursiones mientras se emborrachaban con hidromiel alrededor de fuego en sus grandes cabañas escandinavas a su regreso.

3.

Ante todo siempre limpio

203 Eran extremadamente pulcros
No sin buena parte de razón los vikingos tenían fama de sucios, salvajes que apestaban a mar y cuero mojado podrido y mal curtido. Pero que se podía esperar de unos hombres que desembarcaron de sus drakkars en la playa tras varios días o semanas en el mar alimentándose de pescado seco.

4.

Felicitaciones al panadero

204 Elaboraban y consumían pan tóxico
La elaboración del pan no era ni mucho menos su punto fuerte, las tierras en las que vivían no eran ideales para cultivar trigo y centeno. Su dieta se basaba en el consumo de pescado, carne, productos lácteos y vegetales. La introducción de la reja de arado que mezclaba mejor la tierra que el primitivo arado de madera a finales de la era vikinga ayudó a cultivar de un modo fructífero el trigo y el centeno.

5.

De una mordida te quitan el brazo

205 Se limaban y coloreaban sus dientes
En numerosas excavaciones se han encontrado enterramientos y fosas comunes, al analizar los restos humanos se descubrió que muchas de las dentaduras se encontraban limadas o afiladas. Los vikingos eran muy aficionados a las tendencias y a las modas y es posible que se hicieran tan doloroso procedimiento para darse un aspecto más varonil.

6.

Un mito que todos creen

206 No llevaban cascos con cuernos
De hecho la mayoría de vikingos ni tan siquiera utilizaban casco, lo demuestra el hecho de que solo se han encontrado cinco cascos escandinavos de la era vikinga. Los cascos estaban hechos de hierro, un recurso que preferían destinar para la fabricación de hachas, cuchillos y espadas.

7.

Uno de los últimos

207 Iván el terrible el primer zar era descendiente de vikingos
Los vikingos que saqueaban o prestaban sus servicios a señores de la guerra en la ribera del río Volga en Rusia eran llamados «varegos». En el siglo IX un líder varego llamado Rurik que viajó a la zona como mercenario para resolver disputas territoriales entre tribus eslavas, al no recibir la paga prometida por el trabajo se asentó junto a sus hombres y fundó la ciudad de Novgorod.

8.

Tu eres un normando?

208 Los normandos eran descendientes de vikingos
La palabra normando significa «hombre del norte», fueron vikingos que se establecieron en la desembocadura del río Sena gracias al «tratado de Saint-Clair-sur-Epte»,con el rey franco Carlos III «el Simple». El líder vikingo se llamaba Hrolf Ganger, apodado «Rollo el caminante» y su misión era proteger la entrada de otros vikingos por la desembocadura del Sena que conducía hasta París.

9.

Y no la conquistaron

Visitaron América 500 años antes que Colón
La Saga de Erik el Rojo y La Saga de los groenlandeses cuentan la historia del explorador vikingo Leif Eriksson (970-1020), segundo hijo de otro gran explorador llamado Erik el rojo, fundador del primer asentamiento vikingo en Groenlandia. Leif Eriksson se propuso llegar a unas tierras de las que había oído hablar según los relatos de otro explorador llamado Bjarni Herjólfsson.

10.

A donde fueran

01 Sus descendientes reinaron en Sicilia
Roger I de Altavilla y Hauteville fue un noble normando apodado «el gran conde», hijo del noble normando Tancredo de Hauteville, se estableció en el sur de Italia y como vasallo de su hermano Roberto Guiscardo. Participó en la reconquista de la isla por entonces en manos musulmanas.